viernes, 27 de abril de 2012

YOGA PARA EMBARAZADAS



Otra de las cosas que me dijo Alicia, la comadrona, en nuestra primera visita, es que me veía muy inquieta, o como dice mi abuela "culo de mal asiento". O sea, que no paro quieta. Y esto durante el embarazo no es muy bueno que digamos. Necesitamos calma, tranquilidad, relax,... Para las que nos gusta movernos, no poder desfogarnos saltando, corriendo, bailando,... es un martirio. Por eso Alicia me recomendó apuntarme a yoga. Recuerdo que por dentro iba pensando, sí, yo apuntarme a yoga, a hacer posturitas, bahh. Pero unos meses después, iba tan estresada que al final claudiqué y me apunté. Y fue un acierto.

El yoga me fue bien para desfogarme pero también para conocer a otras futuras madres y compartir penas y dolores.


Como se desarrollaban las clases:
Durante la introducción, nos sentábamos todas en el suelo y comentábamos algún tema como por ejemplo la bajada de hormonas después del embarazo (que no tiene nada que ver con la depre postparto aunque nuestras parejas se puedan asustar cuando la sufrimos). Otros días, si alguna compañera había sido madre, leíamos como había sido su parto. La profe nos pedía que cuando diéramos a luz, le escribiéramos una pequeña redacción sobre como había ido todo y la verdad, es que todas las que la escribimos, nos esmeramos contando nuestras experiencias.  

Después, tocaba empezar a mover el esqueleto. Primero hacíamos varios ejercicios de estiramientos de piernas sentadas en el suelo que ahora me darían risa pero que cuando estás de 7 meses, por mucho que te hayas cuidado, la pesadez de la barriga la tienes igual. El último era criminal: tenias que moverte por el suelo sólo con ayuda de los "esquions" (lo siento, no se como se dice en castellano, ¿ísquiones? Son los huesos que tenemos en el pompis). No podíamos ayudarnos ni de las nalgas ni de las manos. Al principio me costó cogerle el truqui pero luego parece que no lo hice tan mal ya que me libré de la Episiotomía. Sirve para ir abriendo un poquito la cadera. Es un complemento del masaje del perineo.

Posteriormente, tocaban estiramientos en posición vertical: mover brazos, cuello, prácticas de parto,... Muchos días los practicaba también en casa para aliviar dolores varios.

Pero lo que más me gustaba era la 3º parte. A veces intentábamos hacer una bola de energía con las manos (lo se, suena a Bola de Drac (Bola de Dragón) pero si te concentras, lo consigues. Otras cantábamos a nuestro bebe. En ambos ejercicios, lo que se buscaba era que conectáramos con nuestro interior y el bebe, hablarle, comunicarnos y de paso que se familiarizara con canciones que una vez naciera, le sirvieran para calmarse. Mis favoritas eran 2 canciones de Deva Premal:

-          Yemaya Assessu
-          Om namo narayanaya

La música ambiental que nos ponían, te hacia estar en paz y olvidarte del stress y los nervios de fuera: (me falta montar la canastilla para el hospital, ¿he comprado pañales suficientes para la 1º semana? ¿La ropa será de su talla? ¿Compro un biberón y un chupete por si acaso?....).

Para acabar, dormíamos entre 10-15 minutos. Nos relajábamos en las colchonetas, nos tapaban con una manta, nos daban un saquito con hierbas aromáticas (a mi me gustaba la lavanda) y… a dormir con música de agua, pajaritos,... Al minuto, ya se oían ronquidos. Y es que todas íbamos muy cansadas.

El éxito de las clases que yo tomé, son al 100% de Anna Posas, mi profesora. (Muchas gracias por todo Anna). Te dejaba hacer una clase gratuita para que probaras si te gustaba. Una vez apuntada al curso, hacías una entrevista personal con ella, nos daba un dossier con noticias interesantes sobre la recta final del embarazo, el parto y lo que nos esperaba después. Eran los temas que luego hablábamos en la introducción de la clase. También te mostraba un esqueleto femenino para ver la pelvis y el coxis, enseñarte su función durante el parto, se interesaba sobre tu embarazo,… Vamos que para mi, fue un dinero muy bien invertido.

Para las que sean de Terrassa o alrededores, os recomiendo este centro:

Si conocéis de otros centros que estén bien, los podríamos apuntar a la lista.

A destacar la forma de pago: no se había de pagar matrícula, el 1º día de clase pagabas el mes y cuando ya se acercaba la fecha del parto, podías pagar semana a semana. Así se aseguraban que íbamos hasta el final ya que sino, seguro que al entrar en la semana 37-38 muchas nos habríamos desapuntado.

Por todo lo dicho, apuntaros a yoga si podéis para disfrutar todavía más de vuestro embarazo. Y si no podéis costearos las clases o por horario os van mal, mirar videos por youtube para aprender algunos movimientos que le sentarán genial a vuestro cuerpo y os harán sentir más ágiles.

En mi caso, empecé un poco antes de entrar en el 3º trimestre y aguanté hasta la semana 39. El mismo día que entré en la semana 40º empezaron las contracciones y dos días después tenia a mi niña en brazos.

1 comentario:

  1. ...traigo
    ecos
    de
    la
    tarde
    callada
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    KUKYCFM

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE THE ARTIST, TITANIC SIÉNTEME DE CRIADAS Y SEÑORAS, FLOR DE PASCUA ENEMIGOS PUBLICOS HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA,JEAN EYRE , TOQUE DE CANELA, STAR WARS,

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar